Seleccionar página

Andaba buscando versiones curiosas de Nirvana en Youtube sin encontrar nada reseñable cuando de repente me he encontrado con esta versión de “In Bloom”.Se trata de la versión que se grabó para la discográfica SUB POP antes de que la banda de Seatle diera el salto a la discográfica pasando por la mano de Butch Vig.

Opinad vosotros mismos sobre la diferencia.

El caso es que me ha hecho pensar en el valor de un buen manager a la hora de afrontar un proyecto. Y es que realmente puede tener una determinación considerable, ¿no?

Por experiencia he podido comprobar como un buen manager es capaz de gestionar los proyectos más complicados e incluso, redireccionarlos llegando en el momento oportuno pero, ¿que se necesita para ser bueno? Yo diría que principalmente, paciencia. Y después, paciencia. Y más tarde, constancia.

Cuando inicias un proyecto, ya sabes que vas a tener mil problemas. No hay proyecto que yo conozca que haya ido como la seda ya que, en mi opinión, es realmente difícil controlar todos los aspectos de un proyecto sin volverte loco. El hecho de prevenirlos antes de comenzar no te librará de ellos, ya que no solamente dependen de ti (¡de hecho la mayoría seguro que no dependen de ti!) sino que o bien el cliente u otros equipos vinculados pueden llevarte por el camino de la amargura, poniendo “trampas” que deberás esquivar y (encima) poner buena cara para no ganarte su desconfianza en el futuro.

Por eso, es importante disponer de un buen equipo cercano, una o dos personas, con el que tengas la confianza suficiente para saber rápidamente girar el barco en una dirección o en otra sin necesidad de largos planteamientos ni mucho menos discusiones. Por ello, la comunicación es vital. Es necesario comunicarte con tu equipo casi cada día. Preguntar que tal va todo y parar todos los golpes que no deban parar ellos siempre, sin sobreproteger.

Son muchos los managers con los que he trabajado. Unos buenos, otros malos y algunos, ni fu ni fa y os puedo garantizar que la experiencia me dice que un equipo aceptable puede parecer brillante bajo una buena supervisión al igual que el mejor equipo no destacará sin un buen capitán que lo dirija.

Se que es algo obvio, pero me apetecía contarlo… Por cierto, el vídeo…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: