Seleccionar página

El año pasado le decía a mi lover Dani que una de las pocas bandas que quería ver en directo a día de hoy eran Artic Monkeys.De hecho, el haberme quedado sin entrada para el NOS y el MadCool por una, digamos, mala gestión, me jodió infinitamente.

Ayer escuché el disco y la inmensa sabiduría del karma me premió. Se me han quitado todas las ganas de verlos.

El disco es MUY aburrido. No voy a meterme en si es bueno o malo. Ahí siempre podríamos meter el hecho de querer reinventarse, arriesgarse, innovar o como mierda quieras llamarlo. A mí me pareció, sobre todo, aburrido.

Y es que la diferencia entre innovar y hacer un considerable mojón está, sobre todo, en el buen gusto.

Cambiar de estilo, o intentarlo, es algo que yo siempre he respetado y defendido. Casi siempre. Lo hice con Radiohead, por supuestísimo con Bowie, y hasta con U2 y su Achtung Baby! Pero ellos tenían un gusto exquisito, cosa que los monos sd han dejado en el congelador.

El disco, como bien me adelanto mi colega Juanjo, es Alex Turner haciendo de crooner en un antro de Las Vegas donde solo hay putas y yonkis, donde nadie le presta la más mínima atención porque a nadie le importa la música y el objetivo es otro muy distinto. Que no digo que no quedaría muy bien en una peli de Tarantino pero en uno de los discos más esperados de este año, desde luego, no has repateado el estómago a más de uno.

Siguiendo con el disco… es que no hay por donde cogerlo. De momento solo le he dado 3 vueltas y sigo pensando lo mismo. Mira que hay discos que son difíciles, que cuestan pero que sabes de primeras que hay algo con base, con fundamento detrás. Aquí no he visto nada de eso.

En algún momento he visto una nota de Bowie, y algún resquicio del Pet Sounds. Pero en los dos casos de los descartes, de la versión mala.

En definitiva, un disco para olvidar.

Puedes escuchar el último disco de Artic Monkeys Tranquility Base Hotel & Casino aquí

A %d blogueros les gusta esto: