En EMMA, como en cualquier compañía de software que se precie, utilizamos una metodología para gestionar nuestros desarrollos en planes trimestrales, orientados por supuesto hacía la venta.

Muchas veces no todo el mundo es capaz de entender que una tarea como cambiar el logo ayuda a vender más. Aún así hacemos estas cosas solo y para generar más ventas. El gran error de esta gente es que solo miran el pasado.

Hemos aprendido e innovado bastante en este aspecto; nuestro escenario inicial era dentro de una agencia donde Scrum sonaba como poco a chino, éramos vistos como los bichos raros. Ahora creo que es su proyecto estrella. ¡Cómo cambia todo!

En EMMA comenzamos con Scrum de la forma más complicada posible: intentando aplicar todo lo aprendido en los libros, es decir, siendo lo menos innovadores posibles.

Definimos sprints de 1 mes, controlábamos todas las horas, puntuábamos las tareas, hacíamos reuniones diarias, semanales de revisión de sprint, mensuales de planificación y de retrospectiva. Todo muy “académico” pero sinceramente, para un equipo de 5 personas como éramos en ese momento, una auténtica locura.

Perdíamos mucho tiempo planificando, revisando y volviendo a revisar. Además los sprints rara vez llegaban a buen puerto y teníamos una velocidad de sprint penosa y encima teníamos que hacer subidas a producción que nos generaban más y más problemas.

El primero cambio que hicimos fue reducir la duración del sprint; primero a 3 semanas. Después, 2 semanas.

Con la incorporación del nuevo CTO, esto cambió sustancialmente. De inicio comenzamos a hacer las cosas mucho más flexibles y dedicábamos el tiempo a definir mucho mejor las historias y paquetizarlas en Épicas (desarrollos que duran más de un sprint) y hacer subidas semanales. Pero aún seguíamos planificando sprints y puntuando tareas que sinceramente, luego se complicaban y terminaban convertidas en Épicas.

Kanban

Hace 3 meses comenzamos a usar Kanban. Decidimos que íbamos a coger las cosas de una en una y no agobiarnos con sprints, revisiones y demás.

Para nosotros Kanban se ha convertido en la forma ideal de gestionar nuestros desarrollos. Tenemos una lista de tareas en JIRA donde vamos añadiendo las tareas seleccionadas para desarrollo y de ahí vamos sacando las tareas de una en una de principio a fin. Hasta que no está publicada, no cogemos la siguiente.

En estos 3 meses hemos puesto varias reglas qeu nos funcionan genial:

  1. Solo tenemos 15 tareas en nuestra lista para ver la semana actual y la siguiente.
  2. En la semana en curso, Producto define en detalle las tareas de la próxima semana. Así cuando las coge desarrollo están perfectas para realizar.
  3. Solo asignamos 2 tareas por Devel: la que está haciendo y la siguiente.
  4. Somos muy estrictos con la importancia de las historias. Producto es el único que decide la Importancia y la Urgencia de cada tarea en base a dos KPIs: Tamaño de cliente y Afectación de la historia.

Con estos cambios y focalizando al equipo para evitar interrupciones estamos haciendo 35 tareas cada dos semanas con un equipo de 3 developers + CTO. ¡Todo un logro si comparamos con nuestra anterior etapa!

 

CANCIÓN QUE PATROCINA ESTE POST

R.E.M.

Out of time, Losing my religion

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *