Cada vez que incorporamos un nuevo cliente a nuestra plataforma sufrimos un proceso de adaptación sobre todo si se trata de su primera experiencia en campañas de captación de instalaciones para Apps.

La mayoría de los departamentos de marketing de nuestros clientes suelen haber hecho su primera aproximación a este tipo de campañas de la mano de los básicos: Facebook y/o Twitter. No es raro entonces, que al empezar a trabajar con un tracker externo comiencen a ver discrepancias entre lo que dice Zuckerberg & Friends y la realidad, AKA tracker.

¿Por qué hay discrepancias?

Muy fácil; Facebook y Twitter son redes con atribución post-view (¡sí, aquí es donde todavía existe!) mientras que cualquier tracker que se precie usa un sistema de atribución post-click.
Esto significa, en términos absolutos, que Facebook y a Twitter son muy listos. Más de la cuenta, tanto que se atribuyen instalaciones que ni siquiera les corresponderían.

Por el mero hecho de que uno de los usuarios que instaló la App hubiera visto uno de los anuncios de FB / Twitter al navegar en su muro/timeline, estas redes van a sumir que el usuario instaló la App por dicho motivo; aunque eso fuera hace dos semanas y el usuario hiciera click en cualquier otro anuncio ayer mismo mientras jugaba una partida a uno de sus juegos y finalmente se decidió a instalar la App.

Efectivamente como veis, en tal caso, los amigos de FB y Twitter se están anotando un tanto que no les corresponde. Esto unido a que la mayoría de los mortales tenemos una cuenta en una de estas redes, es altamente probable que se asocie la descarga de casi cualquier otra red a la que hagamos una segmentación bastante abierta en una de estas redes sociales a la hora de lanzar nuestra campaña a través de sus formatos publicitarios. Hasta un 35% de hecho es fácilmente atribuido de forma incorrecta a estas redes según marcan todos los trackers del ecosistema.

De ahí la importancia de trabajar con un tracker third party que indique correctamente a que canal corresponden las distintas descargas y conocer realmente el ROI de cada una de ellas adecuadamente.